Nasal Hidratación
La sequedad nasal, aunque solemos asociar los resfriados y la gripe con una nariz que moquea, hay virus que secan las fosas nasales, en cuyo caso, la congestión nasal que acompaña a la infección (rinitis) impide que el revestimiento del interior de la nariz mantenga sus niveles normales de humedad. Ahora bien, si la nariz se congestiona por exce...
La sequedad nasal, aunque solemos asociar los resfriados y la gripe con una nariz que moquea, hay virus que secan las fosas nasales, en cuyo caso, la congestión nasal que acompaña a la infección (rinitis) impide que el revestimiento del interior de la nariz mantenga sus niveles normales de humedad. Ahora bien, si la nariz se congestiona por exceso de moco y además éste se reseca, la capacidad protectora de la mucosa nasal se va a resentir visiblemente. Son muchas las causas que producen este trastorno, y de hecho no se reducen sólo al exceso de moco espeso alojado en las fosas nasales, según una creencia muy extendida, sino que se "atasca" más frecuentemente, además de por resfriados y gripes, por alergias, infecciones, exposición a irritantes como olores fuertes o el humo de los cigarrillos, rinitis y, paradójicamente, por un empleo abusivo de descongestionantes nasales o exceso de corticoides nasales. La rinitis seca, en concreto, es una inflamación de la mucosa nasal que, como indica su nombre, se seca y no produce líquido. También ciertos medicamentos empleados en tratamientos oncológicos, diabetes o acné generan sequedad nasal. En todos estos casos, es por las mañanas cuando la nariz se encuentra más seca que de costumbre. Las consecuencias pueden traducirse en dolorosas heridas en las fosas nasales que acaban en costras, a veces sangrantes y malolientes si se trata de rinitis seca. También es susceptible la nariz de sufrir sequedad motivada por un calor o frío ambientales extremos. Las calefacciones o el aire acondicionado son, a este respecto, igualmente capaces de alterar los vasos sanguíneos y mucosas del interior de la nariz, lo mismo que el estrés o el ejercicio físico extenuante. Cuando la congestión se ha apoderado de nuestra nariz, y una vez que el médico ha diagnosticado que no se trata de un resfriado, le indicarán algún fármaco que le proporcione hidratación, protección y alivio contra la sequedad nasal de la mucosa nasal interna, para lo cual el producto deberá tener propiedades capaces de producir una vasoconstricción que redistribuya el flujo sanguíneo y reduzca el edema de la mucosa nasal, en otras palabras, un descongestionante. En cualquier caso, el tratamiento dependerá del tipo de rinitis, pero si ésta es seca, se recomiendan lavados con suero fisiológico para hidratar las fosas nasales y pomadas oleosas. En este apartado de MiParafarmaciaencasa incluimos los productos de parafarmacia que ayudan a la hidratación nasal de una forma cosmética.
Más

Nasal Hidratación Hay 6 productos.

Mostrando 1 - 6 de 6 items
Mostrando 1 - 6 de 6 items