Saciantes y Fibra

El fundamento de los suplementos saciantes es el contener fibra soluble e insoluble, que provocan una sensación de saciedad que hace que disminuya nuestro apetito y consecuentemente ingiramos menos calorías. La fibra soluble se recomienda tomarla antes de la comida con un vaso de agua, esto forma una especie de gelatina que disminuye el tiempo d...

El fundamento de los suplementos saciantes es el contener fibra soluble e insoluble, que provocan una sensación de saciedad que hace que disminuya nuestro apetito y consecuentemente ingiramos menos calorías. La fibra soluble se recomienda tomarla antes de la comida con un vaso de agua, esto forma una especie de gelatina que disminuye el tiempo de vaciamiento gástrico, lo que provoca la sensación de saciedad. La fibra insoluble en cambio aumenta el tamaño de las heces, evitando que se abosrba una mayor cantidad de calorías. Ambos tipos de fibra aumentan el tránsito intestinal. Este tipo de suplementos suelen ser pastillas, polvos o cápsulas. Problemas de un mal uso o abuso: se pueden dar problemas digestivos y lo más importante, de mala absorción, que estarán limitando los nutrientes (no sólo calóricos) que se absorben. Nutrientes tan importantes como las vitaminas y minerales pueden verse comprometidos en nuestra dieta si abusamos de este tipo de sustancias. Ojo también a si estás tomando fármacos, se puede producir interacciones. Cumplir la simple regla de 5 raciones de fruta y verdura al día y tomar algún cereal integral asegura el aporte de fibra diaria. Se aconseja tomar unos 20-30 gramos de fibra al día distribuida en proporción 3/1 entre fibra insoluble y soluble. En esta categoría de MiParafarmaciaencasa seleccionamos de los productos de nuestro extenso catálogo de parafarmacia los productos dietéticos de tipo saciante y de fibra soluble e insoluble.

Vademecum de productos con fibra:

C.N. 153175.9 Benefibra Fibra 14 sobres de 6,7 g de Novartis

C.N. 254549.6 Benefibra Fibra soluble liquido 12 sobres de 60 ml de Novartis

C.N. 254548.9 Benefibra Fibra soluble polvo 96 g de Novartis

C.N. 340317.7 Casenfibra fibra Vegetal en polvo de Casen Fleet laboratorios

C.N. 166923.0 Casenfibra fibra Vegetal líquida de Casen Fleet laboratorios

C.N. 170748.2 Casenfibra fibra Vegetal caramelos de goma fresa de Casen Fleet laboratorios

C.N. 155907.4 Casenfibra Junior fibra Vegetal en polvo de Casen Fleet laboratorios

C.N. 166924.7 Casenfibra Junior fibra Vegetal líquida de Casen Fleet laboratorios

C.N. 170748.2 Casenfibra Junior fibra Vegetal frasco 200 ml de Casen Fleet laboratorios

C.N. 264239.3 Cofilac descafeinado 14 sobres de laboratorios Acta Farma S.L.L.

C.N. 264240.9 Cofilac descafeinado 40 sobres de laboratorios Acta Farma S.L.L.

C.N. 164239.4 Fibra Leo con probotico y prebiótico 180 comprimidos de Angelini

C.N. 164240.0 Fibra Leo con probotico y prebiótico 500 comprimidos de Angelini

C.N. 168485.1 Fuca con Fibra de Uriach-aquilea OTC

C.N. 154479.7 Fuca con Aloe de Uriach-Aquilea OTC

C.N. 161645.6 Transitmil fibras de Acacia y Plantago Psyllium  de Humana Milte

Vademecum de productos saciantes:

C.N. 239217.5 Aquisacia reductor natural del apetito 48 cápsulas de Uriach Aquilea

C.N. 166155.5 Inneov Diet Partner Fase de Ataque con fibras de Konjac de Inneov España

C.N. 249904.1 Glucomanano Arkocaps 50 cápsulas de Arkopharma laboratories pharmaceutiques

C.N. 376905.1 Glucomanano Arkocaps 80 cápsulas de Arkopharma laboratories pharmaceutiques

C.N. 170761.1 Glucomanano Arkocaps 150 cápsulas de Arkopharma laboratories pharmaceutiques

C.N. 309278.4 Glucomanano de Konjac Bimanán 60 cápsulas de Nutrition & Sante Iberica S.L.

C.N. 208033.1 Glucomanano Humamil 500 mg 156 cápsulas de Uriach Aquilea OTC

C.N. 208041.6 Glucomanano Humanil 750 mg 100 cápsulas de Uriach Aquilea OTC

C.N. 165680.3 Lipograsil Control entre horas 30 comprimidos de Zambon S.A.

C.N. 165681.0 Lipograsil saciante 20 sobres sabor manzana de Zambon S.A.

XLS Medical reductor de apetito 60 cápsulas de Omega Pharma España S.A.

Estreñimiento causas

Causas:

Una menor frecuencia puede presentarse en cualquier momento.
En la mayoría de los casos, es por un corto periodo de tiempo y no puede considerarse algo serio, ya que a menudo tiene su origen en una ingesta excesiva de carnes, alimentos procesados o secos (con poca fibra), en la falta de ejercicio y de líquido, o en el estrés son los casos conocidos como estreñimiento ocasional.

Malos hábitos como comer demasiado o hacerlo justo antes de irse a dormir son otras causas del restreñimiento, ya que crean secreción en el colon y trastornan el proceso estomacal.
A continuación, detallamos las principales causas habituales que provocan un cambio en la regularidad del tránsito intestinal:

  • Ciertas intervenciones quirúrgicas, sobre todo si son del aparato digestivo, pueden alterar el ritmo intestinal.
  • Los cambios de ambiente, horarios o alimentos que se producen durante un viaje.
  • Los síntomas de estrés son una causa común de irregularidades en el tránsito intestinal.
  • Un estilo de vida proclive al sedentarismo es un claro factor de riesgo.
  • Las prisas del día a día, el estrés. No podemos olvidar un hábito tan sano y sencillo como tomarse cierto tiempo para ir al baño cada día.
  • Algunas enfermedades o lesiones: el síndrome de colon irritado (también llamado colitis), las hemorroides, la diverticulitis, o enfermedades más serias del intestino como el cáncer colorrectal o los problemas en la circulación sanguínea del colon.
  • Ciertos factores emocionales, como el estrés, la ansiedad o el nerviosismo.
  • Una dieta inadecuada con poco contenido en fibras (presentes en frutas, vegetales y cereales integrales), un consumo deficiente de agua, una dieta muy alta en proteínas o un consumo excesivo de carnes rojas y productos de origen animal.
  • Fuera de casa, muchas personas sienten incomodidad en el baño, lo cual no les permite relajarse y, en consecuencia, no consiguen defecar.
  • Una vida sedentaria con poco ejercicio físico o una situación que nos obligue a estar en cama puede alterar nuestra función defecatoria.
  • La cafeína o el alcohol, en exceso.
  • Durante el embarazo, todas las mujeres son susceptibles de padecer cambios del ritmo intestinal.
  • Con el paso de los años, hay una inevitable disminución del tono intestinal y cierta debilidad de los músculos intestinales, lo cual altera nuestro ritmo habitual de deposiciones.
  • Los síntomas de ansiedad pueden desembocar en un estreñimiento ocasional o agudo.

Tipos estreñimiento

Principalmente existen dos tipos de estreñimiento: el estreñimiento ocasional o agudo y el estreñimiento crónico o habitual.

 

Estreñimiento ocasional o agudo:

Ocurre de forma temporal y por causas externas como un cambio de dieta, irse de vacaciones, el estrés, la falta de ejercicio… Normalmente, pasado un período de tiempo corto y cuando la causa externa que lo provoca desaparece, también lo hace el estreñimiento.

 

Estreñimiento crónico o habitual:

Se produce durante largos periodos de tiempo. Es muy importante obtener un diagnóstico médico para descartar una enfermedad y poder adoptar hábitos saludables para devolver el tránsito intestinal a la normalidad.

Los laxantes

Ir al baño en ocasiones resulta un infierno. Generalmente, el estreñimiento nos cambia el estado de ánimo y nos pone realmente de mal humor. Sentirse lleno, hinchado e incómodo no resulta nada agradable. Para solucionar estos problemas es aconsejable comer alimentos laxantes que favorecen la evacuación, junto a un regulador intestinal, como Fuca Aloe.

Repasamos algunos alimentos para evitar el estreñimiento:

Los plátanos

Los plátanos no solo ayudan con la irregularidad intestinal sino que además son buenos para la depresión. Los plátanos contienen triptófano, un tipo de proteína que nuestro cuerpo convierte en serotonina, una hormona que nos ayuda a estar más enérgicos.

El Aloe

El Aloe regula el tránsito intestinal, además de ser purgante y laxante, reconstruye las células del aparato digestivo y ayuda a mantener el colon limpio.

Las ciruelas

Las ciruelas son muy efectivas hoy en día para combatir el estreñimiento. Se recomienda tomar unas 6 ciruelas dos veces al día entre comidas ya que producen movimientos intestinales.

Los aguacates

Los deliciosos y cremosos aguacates contienen una considerable cantidad de fibra que ayuda a arrastrar las toxinas del organismo para su eliminación estimulando la movilidad del intestino y evitando el estreñimiento. Hay personas que evitan comer aguacates porque creen que tienen mucha grasa y, efectivamente, es así, pero al tratarse de grasa monoinsaturada ayuda a disminuir el colesterol y los triglicéridos.

Las manzanas

Las manzanas contienen pectina, que provoca el buen funcionamiento de los intestinos y ayuda a evitar los problemas intestinales.

 

Si los problemas persisten durante un período de tiempo largo, una opción es tomar productos laxantes, que se pueden encontrar en la farmacias sin necesidad de receta médica.

Dieta rica en fibra

Existen distintas dietas compuestas por alimentos con fibra. Las conocidas dietas para el estreñimiento, se basan en comer suficientes alimentos ricos en fibra solubles e insolubles (frutas, vegetas, avena, salvado…), beber mucho líquido y realizar una actividad física constante.

Existen ciertos alimentos que podemos introducir de una forma sencilla en nuestra dieta diaria. Por ejemplo, sustituir el bollo o bocadillo del almuerzo en la oficina por algunas ciruelas puede favorecer nuestro tránsito intestinal. Suplir el café de después de comer por una infusión o un té nos portará una dosis importante de agua que seguro que nuestro cuerpo agradece. Del mismo modo, se pueden encontrar comprimidos reguladores intestinales compuestos por productos naturales como el Aloe o la manzanilla.

Los lácteos, el alcohol, el café, el chocolate, el picante o bebidas con carbohidratos resultan alimentos perjudiciales para la digestión ya que son ricos en grasas y potencian la acidez y el ardor de estómago. Una dieta de alimentos ricos en fibra como frutas y ensaladas, cereales integrales, hortalizas, verduras y mucho agua ayuda al tránsito intestinal de forma muy positiva.
Es importante comer y beber despacio. La comida debería durar un mínimo de media hora. Se trata de comer y beber con tranquilidad, masticando correctamente los alimentos y evitando tragar exceso de aire.

Antes de realizar una sola ingesta copiosa, es mejor llevar a cabo ingestas no muy abundantes y frecuentes, unas cinco o seis diarias. Del mismo modo, es importante no tomar las comidas excesivamente frías o demasiado calientes. Hemos de tener en cuenta que el aparato digestivo no funciona igual todo el día. La última comida del día debería ser la más ligera y hacerse temprano ya que en este momento del día se retrasa el vaciamiento del estómago y el tránsito intestinal resulta más lento.

Ejercicios

Realizar ejercicio físico un mínimo de tres veces por semana mejorará nuestro tránsito intestinal y nos ayudará igualmente a liberar tensiones. Caminar, correr, nadar o montar en bicicleta puede contribuir a luchar contra el estreñimiento por sedentarismo. Igualmente, los ejercicios que trabajan la zona abdominal también son recomendables ya que ayudan a disminuir las molestias que causa el estreñimiento.

El ejercicio físico al aire libre tiene gran influencia sobre la función intestinal, por ello, personas con una vida demasiado sedentaria están en condiciones favorables para sufrir estreñimiento. Del mismo modo, en las mujeres, esta patología suele ser más común que en los hombres debido a la constante presión del intestino por medias, corsé o fajas que dificultan los movimientos peristálticos del intestino. Evitar este tipo de prendas favorecerá una buena digestión.

A continuación repasamos algunos ejercicios que favorecen al tránsito intestinal y ayudan a combatir el estreñimiento.

Yoga:

El Yoga es un gran aliado contra el restreñimiento, ya que favorece el flujo sanguíneo hacia el tracto digestivo y estimula las contracciones del intestino. Ayuda a mejorar la digestión, y por tanto, a aliviar el estreñimiento.

Caminar o nadar:

Caminar o nadar entre 20 o 30 minutos ayuda a aliviar el estreñimiento.

Ejercicios abdominales:

Realizar abdominales pone en funcionamiento la musculatura del vientre y ejercen una fuerza sobre los diferentes órganos digestivos que ayuda a la movilidad y el tránsito intestinal.

Actividades diarias:

Realizar cualquier tipo de actividad física, aunque no sea deporte propiamente dicho, beneficia al tránsito intestinal. Subir las escaleras y dejar de lado el ascensor, realizar bricolaje o jardinería o bajarse una estación de metro antes son algunas maneras de hacer ejercicio casi de manera inconsciente.

Más

Saciantes y Fibra Hay 28 productos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 28 items
Mostrando 1 - 12 de 28 items